Encontrando nuevas comfort zones.

No sé ustedes pero si hay algo que aprendí en el 2020 fue que tenía que tener más de una fuente de serotonina. En mi caso tengo dos: Mi perrito es una, por supuesto. La segunda es conciertos… Aunque por cosas que todes sabemos, esa ya no existe.

No quiero decir que mi perrito no es suficiente para hacerme feliz, porque literal es mi razón para levantarme todos los días. Lo que sí, me di cuenta de que entre más cosas me hicieran feliz, iba a ser más fácil para mi levantarme. Así que el año pasado tuve una quest personal para buscar fuentes de serotonina.

No quiero que esto suene como un post para vibrar alto porque ni cagando pienso así, soy una niñita clase media, un poco pesimista y con un odio hacia sí misma que preocuparía a alguna psicóloga (si es que pudiera pagarla). Jamás me tiraría comentarios sobre autocuidado ni energías positivas ni pegarme un “stop being poor” como la Paris Hilton hace ya tantos siglos atrás.

Esto simplemente lo escribo porque cuando pase tiempo y vuelva a tener un bajón duradero, puede que me ayude a acordarme de cosas chiquitas que me hacen feliz mientras todo lo demás se va a la basura. Y si de paso mis soliloquios ayudan a otras personas, lo consideraré un triunfo.

En fin. Creo firmemente que sin conciertos, la necesidad de estar cerca de la música es más importante y por eso me siento super agradecida de ser parte del equipo de Itsa y de poder tener un podcast (que ahora, por cierto, está en pausa solo por problemas técnicos… Porfa denme plata para tener un computador decente uwu) que es lo más cercano a mi propio programa de radio, mi sueño desde que era más chiquita. Ninguna de las dos cosas se acerca a la felicidad de poder estar en un concierto o en hoteles/aeropuertos y cosas relacionadas a grupis, pero sí es como un parche en la herida que la mantiene estable por ahora.

Por otra parte, ya que la pandemia sigue y estar en casa es la opción más viable, tuve que convertir este espacio en algo que me diera la pz suficiente para no querer tirarme por la ventana. Porque a pesar de que sí salgo del departamento para cosas importantes, paso un montón de tiempo en este depa estudio. Mi solución (luego de llorar a gritos por mucho tiempo) fue ampliar mi espacio de trabajo, deshacerme de un montón de cosas y llenar con plantas. Hoy estoy hecha toda una 🌱 plant mom 🌱 y mi escritorio está siempre limpio y ordenado. Además de casi convertir el departamento entero en un espacio de trabajo.

Por último, hice una lista de hobbies y cosas que me gustaban cuando era más chiquita, leer, escribir y aprender. Suena muy generalizado decirlo así, voy a intentar de otra forma: Leer (Solo cositas de fantasía, ciencia ficción y libros sobre música.), escribir (diarios de vida que tengo desde los 12 años y practicar escritura creativa) y aprender (clases sobre comunicaciones y/o humanidades).

Por estas tres cosas, me uní a un club de lectura con una biblioteca pirata tremenda, me reencontré con mi amor por los comics y empecé a darle oportunidad a los mangas, que por cierto estoy leyendo el de Full Metal Alchemist que es mi animé favorito y no logro entender cómo mi prejuicio a los otakus me hizo mirar en menos el manga. Para volver a escribir, además de seguir con mis diarios de vida, empecé a hacer journaling y retos de escritura creativa. Ahora mis diarios son mucho más coloridos y preciosos. Ahora mismo estoy usando uno de totoro que amo tanto que los mostraré:

Precioso sionó.

Y por último, para mi hobbie de aprender, estoy en cursos de Coreano y de Francés, además de tomar los cursos abiertos de universidades gringas (Yale, Harvard, etc). Todas estas cositas me han ayudado a quitarme un poco de encima a la falta de conciertos, lo que hasta hace un año era mi más grande felicidad.

La verdad es que si alguien está leyendo esto y no es la Valentina del futuro, pienso que no puede ser una ayuda muy grande, e incluso para mi misma en el futuro puede que estas cosas ya no sean importantes ni ayuden en nada. Así que solo quiero terminar con lo siguiente: Te va a costar más que la cresta pero intenta encontrar cosas que sean gratis, chiquitas y te hagan bien. siempre hay más de una, aunque a veces la tristeza interna te nubla la cabeza, por gil te pasa. Acuérdate de las cosas que te hacen bien e intenta aferrarte a ellas lo más que puedas.

Bueno, les dejo con mi perrito que estaba muy necesitado de cariño hoy, enjoy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s